Algunas de mis caras

Algunas de mis caras

sábado, 11 de febrero de 2012

Yo tomo así y vos, ¿cómo tomás?

Bueno, se me ocurrió seguir con el tema del alcohol.
A través de mis años de adolescencia con fiestas, amigos y alcohol he aprendido varias cosas buenas que no mucha gente aprende tan rápido como pocos lo hacemos. Cada vez que voy a una fiesta o conozco gente nueva me he dado que, al momento de consumir bebidas alcohólicas, no todos los hacen igual, cambian el modo en que lo hacen y la razón en que lo hacen. Hay formas malas (irresponsables, formas más o menos responsables y formas responsables.

RAZONES

  1. Por presión: Es el caso de muchísimos que por tratar de encajar y verse bien antes sus amistades y el resto del grupo. Lo malo de esto es que la persona no hace lo que quiere y no esta siendo sincera consigo misma y está siendo hipócrita ante los demás. Un claro ejemplo son los chicos y chicas que recién comienzan la adolescencia a los 12-14 años y toman cerveza en todas las fiestas FINGIENDO QUE LES GUSTA. Digo esto porque es muy evidentes que no a todos les gusta la cereza y no a todos les gusta a la misma edad. A mí me comenzó a gustar a los 17-18.
  2. Por emborracharse: Es como una segunda etapa de la anterior. Toman para emborracharse, piden las mezclas más fuertes y a veces horribles. Varios creen que se van a divertir sólo si están ebrios, otros toman porque están melancólicos, tristes o frustrados y otros para perderse un rato. La primera es la más estúpida, estar borracho no te garantiza divertirse ni hacer mejor las cosas. La segunda no es tan mala como la anterior pero no deja de ser mala; el alcohol no te resuelve los problemas. La tercera depende de cuán seguido se hace y con que responsabilidad, no es ni mala ni buena. Estas tres razones te llevan a terminar siendo alcohólico.
  3. Por la simple razón de tomar: Esta ya demuestra que uno es muy tonto o no le importa nada, demuestra lo poco que se conoce uno mismo. También puede considerarse una evolución más de la razón uno: luego de sentirte presionado a tomar, te acostumbrás a tomar “por costumbre”. Esta es tan mala como las anteriores.
  4. Por probar: Es lo que hace poca gente la mayor parte del tiempo. Es bueno probar cada trago nuevo para saber si te gusta o no pero no probar algo y tomarlo luego porque te emborracha fácil. En síntesis, esta razón es más o menos buena.
  5. Por querer disfrutar: Esta es una de las mejores razones; se trata de tomar por disfrutar de un buen trago y divertirse. Esto conlleva el hecho de tomar con moderación y tomar de a poco, no a apurado “escaviando”.

MODOS

  1. Fondo blanco: Este modo de tomar es tonto y malo para el cuerpo; no se disfruta nada y te cae mal a estómago y te deja vomitando, dormido o muy perdido. Si se toma de a poco y disfrutando, uno sigue consciente ya que el alcohol te afecta a los sentidos y a los reflejos, pero es cuando de toma rápido y a “fondo blanco” cuando llega a tener problemas para recordar.
  2. Hasta no poder más: Este es un modo MUY PELIGROSO porque te puede llevar a un coma alcohólico o a la muerte por intoxicación. Uno siempre debe ponerse un límite y saber cuando se debe PARAR DE TOMAR.
  3. Moderadamente: A este modo lamentablemente pocos los practica cuando se es joven. Es tomar de a poco y ponerse siempre un límite e, incluso, tratar de bajar la borrachera tomando café (por la cafeína) o agua (te hace orinar rápido y te desintoxica).

Para concluir, siempre que se tome por probar al comienzo y por disfrutar está bien; éstas son las mejores razones para llegar a consumir alcohol. Además de tomar bien y se responsable en su consumo tomando preferentemente los fin de semanas unas sola vez a la semana. Si no querés tomar es tu decisión pero el alcohol no es ni malo ni bueno, lo malo es lo que la gente decide hacer con él cuando no es responsable.

1 comentario:

chismorosa dijo...

beber es una razon logica de la vida pero creo que para mi no es tan chebre te daña ps yo bebia y haora tengo un problema incurable en mi estomago que acabara mi vida dolor tras dolor y no es cancer